facebook sharing button Share
twitter sharing button Tweet
sharethis sharing button Share
arrow_left sharing button
arrow_right sharing button

Informe sobre supervisión en España de normativa europea en materia de acceso a una Internet abierta (Neutralidad de la red)

DATOS DE LA EDICIÓN

Informe sobre supervisión en España de normativa europea en materia de acceso a una Internet abierta (Neutralidad de la red)
Año 2020
Autor: Dirección General de Telecomunicaciones y Ordenación de los Servicios de Comunicación Audiovisual
Unidad editora: Secretaría General Técnica. Centro de Publicaciones
NIPO: 094-20-081-4
Páginas: 128
Email: distribucionpublicaciones@economia.gob.es
Precio (IVA 4% incluido): 0,00 €
Internet abierta, ISPs, neutralidad de la red
Formato PDF

El Reglamento (UE) 2015/2120, del Parlamento Europeo y del Consejo, por el que se establecen medidas en relación con el acceso a una Internet abierta y se modifican la Directiva 2002/22/CE y el Reglamento 531/2012 (en adelante, Reglamento TSM), garantiza a los usuarios finales una serie de derechos en relación con el servicio de acceso a Internet (ISPs).

Este informe presenta los resultados de la aplicación en España de los artículos 3 a 6 del Reglamento, que reconocen a los usuarios una serie de derechos:

Artículo 3: «acceder a la información y contenidos, así como a distribuirlos, usar y suministrar aplicaciones y servicios y utilizar los equipos terminales de su elección, con independencia de la ubicación del usuario final o del proveedor o de la ubicación, origen o destino de la información, contenido, aplicación o servicio, a través de su servicio de acceso a Internet.»

Artículo 4: acceder a información sobre determinados aspectos relacionados con el principio de «Neutralidad de la Red» (ya sea publicada o incorporada a los contratos entre ISPs y usuarios finales).

Adicionalmente, como garantía de la supervisión, control y sanción de estas obligaciones, el Reglamento reconoce a las Autoridades Nacionales de Reglamentación las potestades necesarias para obligar al cumplimiento del propio Reglamento. Asimismo, recoge la obligatoriedad de que los consumidores dispongan de mecanismos de resolución de controversias en las materias objeto de regulación, tanto frente al propio operador como ante instancias ajenas al mismo.