02 de agosto de 2019

Las mujeres en la gestión empresarial. Argumentos para un cambio

Un informe de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, “Mujeres en la gestión empresarial. Argumentos para un cambio” constata que las empresas que fomentan la diversidad de género, en particular a nivel directivo, contribuyen a mejorar los resultados y facilitan la atracción de talento.

En el estudio se constata que la proporción de mujeres en cargos directivos está creciendo considerablemente en todo el mundo. Estos avances tienen que conducir a un cambio aún mayor en la composición de género del personal directivo superior y en los puestos que entrañan toma de decisiones en las empresas.

Según el estudio, de las casi 13 000 empresas encuestadas de 70 países, prácticamente la mitad de ellas comunicaron que las mujeres ocupaban menos del 30 % de los puestos del personal directivo de nivel básico. Con estas cifras, no sorprende que, en el 60 % de las empresas, menos del 30 % de los puestos directivos y de los ejecutivos de alto nivel sean mujeres. Se considera que hay equilibro de género, tanto en la fuerza de trabajo en general como entre los directivos de nivel superior, cuando la relación entre ambos géneros es del 40/60.

En el informe se concluye que la diversidad de género constituye una estrategia comercial acertada y que reviste una gran importancia, porque la falta de esta diversidad puede constituir un obstáculo para mejorar el rendimiento comercial. La mayoría de las empresas del mundo, con independencia de sus dimensiones, declaran que la diversidad de género contribuye a mejorar sus resultados comerciales. De las empresas encuestadas que así lo han comunicado, más del 60 % afirman que aumenta su rentabilidad y productividad. La igualdad de género significa también una gestión económica adecuada. Se ha demostrado que el aumento de la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo impulsa el producto interior bruto de los países.

Aplicando un modelo probabilístico a los datos recopilados, el estudio ha cuantificado en qué medida una empresa puede mejorar sus resultados comerciales con una cultura y una política inclusivas. Las conclusiones indican que las empresas con políticas de igualdad de oportunidades en el empleo y culturas inclusivas de género tienen mayor probabilidad de aumentar sus beneficios y su productividad y de mejorar su reputación, atraer y retener el talento con mayor facilidad y lograr cotas de mayor creatividad e innovación.

Se puede descargar el informe , en la web de la Organización Internacional del Trabajo, OIT.