Ministerio de Economía y Empresa - Gobierno de España

Estás en:

02 de marzo de 2015

El Gobierno da a conocer el informe de exportaciones de material de defensa, otro material y doble uso

Las exportaciones de material de defensa totalizaron 1.378,5 millones de euros, con un descenso del 24,3% interanual

Los países de UE y la OTAN representaron el 53,5 por ciento de las exportaciones realizadas de material de defensa

Las exportaciones realizadas de ‘otro material’ totalizaron 6,3 millones de euros en equipos antidisturbios y 13,2 millones de euros en armas de caza y deportivas

Las exportaciones realizadas de productos y tecnologías de doble uso descendieron un 3,2 por ciento hasta los 62,9 millones

El valor de las exportaciones de material de defensa realizadas en el primer semestre de 2014 fue de 1.378,5 millones de euros, con un descenso del 24,3 por ciento frente a lo obtenido en el primer semestre del año 2013 (1.821,4 millones de euros). La explicación reside esencialmente en la diferencia habida en las exportaciones de aeronaves en la comparación de ambos períodos. De esta manera, en el primer semestre de 2013 se materializaron envíos de seis aviones de reabastecimiento en vuelo y siete aviones de transporte y de vigilancia marítima frente a tres aviones de reabastecimiento en vuelo y cuatro aviones de transporte en el primer semestre de 2014. Las exportaciones realizadas (1.378,5 millones de euros) representaron un 103,9 por ciento de lo autorizado (1.325,8 millones de euros).

En lo referente al desglose por países de los productos exportados, las exportaciones realizadas a los países de la UE supusieron el 51,9 por ciento del total (715,3 millones de euros). La mayor parte del comercio tuvo lugar con aquellos países de la Unión Europea –Reino Unido, Francia, Alemania e Italia– con los que España mantiene proyectos industriales militares en común, como son concretamente los programas del avión de combate Eurofighter y del avión de transporte militar A 400M. El 53,1 por ciento de las exportaciones españolas tuvo como destino a países OTAN (732,0 millones de euros). Si se suman las exportaciones a países de la UE y la OTAN, el porcentaje ascendió a 53,5 (737,4 millones de euros).

El resto de las exportaciones (641,1 millones de euros, 46,5 por ciento), una vez descontadas todas aquellas con destino a países de la UE y de la OTAN, se repartieron entre 34 países, entre los que destacaron los envíos por 240,1 millones de euros a Arabia Saudí (materializados fundamentalmente en un avión de reabastecimiento en vuelo), 109,4 millones de euros a Indonesia (la principal exportación consistió en dos aviones de transporte) y 102,5 millones de euros a Australia (cuatro lanchas de desembarco y diez bloques para construcción de fragatas, entre otras partidas de menor valor). Asimismo, cabe citar el envío de sendos aviones de transporte a Omán y a Egipto.

Por categorías de productos, la de “Aeronaves”, con 999,6 millones de euros y un 72,5 por ciento, fue la partida más importante, con gran diferencia sobre las restantes.

Hubo una denegación de material de defensa en el primer semestre de 2014 consistente en un acuerdo previo de exportación a Sudán del Sur de cuatro aviones de transporte. Esta operación fue denegada en aplicación del artículo 7.1, epígrafes a) y b) del Real Decreto 2061/2008, de 12 de diciembre de 2008, por el que se aprueba el Reglamento de control del comercio exterior de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso, así como de los criterios 2, respeto de derechos humanos), 3 (situación interna), 7 (riesgo de desvío) y 8 (adecuación económica y técnica de la exportación) de la Posición Común 2008/944/PESC, de 8 de diciembre, por la que se definen las normas comunes que rigen el control de las exportaciones de tecnología y equipos militares.

Otro material

Por lo que respecta a las operaciones realizadas de material policial y de seguridad, lo exportado ascendió a 6,3 millones de euros frente a 2,8 millones de euros en el mismo período de 2013, con un aumento del 125 por ciento. Las exportaciones realizadas (6,3 millones de euros) supusieron un 69,2 por ciento de lo autorizado en el mismo período (9,1 millones de euros).

Los destinos fueron Bolivia (2,8 millones de euros, 45,4 por ciento), Túnez (2,8 millones de euros, 44,5 por ciento) y Venezuela (637.072 euros, 10,1 por ciento). Las exportaciones a Venezuela se materializaron con cargo a licencias vigentes que habían sido autorizadas en 2013 y, en cualquier caso, antes de la suspensión de todas las licencias de material antidisturbios adoptada en marzo de 2014, que sigue vigente. En todo el año 2014 no se recibió ninguna solicitud de exportación de equipos antidisturbios a este país.

En lo relativo a las operaciones de armas de caza y deportivas (escopetas de caza, cartuchos y sus piezas y recambios), las exportaciones realizadas totalizaron 13,2 millones de euros, un 30,5 por ciento menos que en el mismo periodo de 2013 (19,0 millones de euros). Las exportaciones realizadas (13,2 millones de euros) representaron un 23,9 por ciento de lo autorizado (55,0 millones de euros) en el mismo período.

Los destinos principales fueron Turquía (1,5 millones de euros, 11,2 por ciento), Ghana (1,0 millones de euros, 7,9 por ciento) y Estados Unidos (1,0 millones de euros, 7,7 por ciento).

Se produjo una denegación de arma de caza en el primer semestre de 2014 correspondiente a una licencia de exportación a Guinea Bissau de cartuchos de caza. Fue informada desfavorablemente debido a la situación de inestabilidad interna y al riesgo de desvío existentes en el país de destino. En el apartado del material policial y antidisturbios, hubo cuatro denegaciones de licencias de exportación a Egipto de botes de gas lacrimógeno con sus componentes. Fueron denegadas debido a la situación de inestabilidad interna y al riesgo de uso indebido del producto.

El Gobierno español decidió adoptar una serie de medidas urgentes como resultado de los acontecimientos sucedidos en Venezuela y Ucrania en los meses de febrero y marzo de 2014.

La Secretaría de Estado de Comercio, previo informe de la Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso (JIMDDU), acordó el 21 de marzo de 2014 suspender las licencias de exportación de armas de fuego y de municiones de caza a Ucrania y de material antidisturbios y de caza a Venezuela que se encontraban vigentes.

En el caso de Ucrania, España aplicó las conclusiones adoptadas por el Consejo de Asuntos Exteriores de la Unión Europea del 20 de febrero de 2014. Estas conclusiones incluían, entre otros aspectos, el acuerdo de suspender las exportaciones a dicho país de equipos que pudieran ser utilizados en represión interna. La suspensión a este país afectó a doce licencias de exportación consistentes en escopetas y rifles de caza, así como diversas cantidades de cartuchos de caza, perdigones, vainas con pistón, pistones de escopetas y pólvora para la fabricación de cartuchos. La suspensión fue levantada el 4 de julio de 2014, al haber cambiado la situación en el país de destino y comprobar que otros países de la Unión Europea habían reanudado sus exportaciones a este destino.

Por lo que respecta a Venezuela, España se adelantó a la mayoría de los países de la Unión Europea en la posible imposición de medidas cautelares, afectando la suspensión a quince licencias de material antidisturbios y a una licencia de cartuchos de caza.

Productos y tecnologías de doble uso

En lo concerniente a los productos y tecnologías de doble uso, el valor de las exportaciones españolas realizadas en el primer semestre de 2014 fue de 62,9 millones de euros, con una ligera caída del 3,2 por ciento en relación a lo exportado en el primer semestre del año anterior (65,0 millones de euros). Las exportaciones realizadas (62,9 millones de euros) supusieron un 52,0 por ciento de lo autorizado en el mismo período (120,9 millones de euros).

Los tres principales destinos de las exportaciones españolas fueron la R.P. China, con 14,8 millones de euros y un 23,5 por ciento, Estados Unidos, con 11,3 millones de euros y un 17,9 por ciento, e Irán, con 9,9 millones de euros y un 15,7 por ciento. Las exportaciones restantes correspondieron a 48 países.

Las exportaciones a Irán sufrieron un descenso del 31,2 por ciento respecto al primer semestre de 2013 (9,9 millones de euros frente a 14,4 millones de euros). Los envíos consistieron en válvulas de control en acero inoxidable para los sectores del gas, petroquímico, y de tratamiento de aguas, así como conjuntos para hornos industriales en el sector siderúrgico.

Estas operaciones fueron analizadas teniendo en cuenta las Resoluciones de Naciones Unidas, además de las Decisiones y los Reglamentos de la Unión Europea aprobados desde diciembre de 2006 sobre medidas restrictivas contra Irán.

Todas las licencias aprobadas con destino a Irán se derivaron de la aplicación de la cláusula catch-all de acuerdo con el artículo 4 del Reglamento (CE) nº 428/2009 del Consejo, de 5 de mayo de 2009, por el que se establece un régimen comunitario de control de las exportaciones, la transferencia, el corretaje y el tránsito de productos y tecnologías de doble uso, y sucesivas modificaciones.

La cláusula catch-all es aplicable a exportaciones de productos no incluidos en las listas de control cuando exista un posible riesgo de desvío a programas de fabricación de armas de destrucción masiva o cuando el país de destino esté sometido a un embargo de armas y los productos vayan a tener un uso final militar. Su empleo permite estudiar detalladamente tales envíos.

Por categorías de productos destacaron como grupos principales de exportaciones: “Tratamiento de los materiales” (36,7 millones de euros, 58,3 por ciento), “Materiales, instalaciones y equipos nucleares” (12,7 millones de euros, 20,2 por ciento) y “Materiales, sustancias químicas, micoorganismos y toxinas” (7,6 millones de euros, 12,1 por ciento).

Durante el primer semestre de 2014 fue informada negativamente una licencia de exportación a Irán de una válvula en acero al carbono para la industria del gas por estar incluido el usuario final en el Reglamento de Ejecución (UE) Nº 945/2012, de 15 de octubre, por el que se aplica el Reglamento (UE) nº 267/2012, de 23 de marzo, relativo a medidas restrictivas contra Irán.

Por último, cabe decir que la cláusula catch-all fue aplicada en dos casos, consistentes en posibles exportaciones a Irán de válvulas en acero inoxidable con destino a la industria petroquímica.

COMPARTE ESTE CONTENIDO

Si usted no puede visualizar este contenido, puede hacerlo a través de Facebook

Síguenos en ...

©2018 Ministerio de Economía y Empresa