Ministerio de Economía, Industria y Competitividad - Gobierno de España

Estás en:

Fernando Jiménez Latorre, secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa

Fernando Jiménez Latorre, secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa

14 de febrero de 2014

Los precios suben el 0,2% en enero

  • La tasa anual del IPC se recorta una décima por la alimentación elaborada, los productos energéticos y los servicios, mientras se elevan alimentación fresca y bienes industriales

El Índice de Precios al Consumo (IPC) registró un aumento del 0,2% en enero respecto de un año antes, una décima menos que el mes anterior, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este descenso responde a la alimentación elaborada, a los productos energéticos (combustibles y carburantes) y a los servicios. En cambio el resto de los grandes  componentes del IPC registraron subidas de tres décimas en el caso de la alimentación no elaborada y de dos décimas en los bienes industriales no energéticos. En relación a diciembre, los precios han caído un 1,3%.

Los productos energéticos han registrado en enero de 2014 una tasa anual nula, frente al avance del 0,2% del pasado diciembre. Dentro de este grupo, su principal componente, combustibles y carburantes, ha reducido su tasa anual casi dos puntos y medio, desde el 1,7% del mes anterior hasta el -0,7%. Esta moderación resulta de un descenso intermensual del 0,6% en enero de este año unido a un aumento del 1,8% en el mismo mes de 2013. En sentido contrario cabe mencionar el aumento de la tarifa eléctrica.

La tasa anual de los alimentos no elaborados sube tres décimas en enero, hasta el 0,9%. Esta aceleración se debe principalmente al encarecimiento del pescado, que ha subido un 3,5%, lo que puede responder al mal tiempo que ha mantenido la flota amarrada en algunos días del mes. En sentido contrario, destacar la moderación de las frutas frescas, que reducen su tasa anual 1,3 puntos porcentuales, hasta el 1,1%. Se corrige así el fuerte repunte que estos productos registraron en el periodo entre mayo y agosto del pasado ejercicio. Los precios de las legumbres y hortalizas frescas recortan su tasa de anual desde 2,8% en diciembre a 0,9% en enero.

La inflación subyacente o núcleo menos volátil de los precios se mantuvo en enero en el 0,2%. Esta estabilidad es consecuencia de la moderación de los precios de los alimentos elaborados y de los servicios, lo que ha compensado íntegramente la aceleración de los precios de los Bienes Industriales no energéticos (BINES). Los servicios sitúan su tasa anual en el -0,1%, frente a la estabilidad del mes previo. La reducción se explica por la rúbrica de transporte público urbano e interurbano y por el grupo de comunicaciones, en especial, el servicio telefónico. Los BINES incrementan su tasa anual en enero dos décimas, hasta el  -0,3%, debido a medicamentos y material terapéutico. Esta partida aumenta su tasa interanual 2,8 puntos porcentuales, hasta el 2,3%. En sentido contrario, mencionar la evolución de los precios de vestido y calzado, que recortan su tasa anual dos décimas, hasta el -0,2%.

La alimentación elaborada, incluyendo bebidas y tabaco, reduce su tasa anual seis décimas, hasta el 1,7% Esta desaceleración se explica, fundamentalmente, por la partida del tabaco, que anota una tasa anual del 3,8%, inferior en 3,5 puntos a la del mes anterior. En menos medida ha influido la menor tasa de variación anual de otras partidas, como aceites y grasas, leche y bebidas alcohólicas.

El descenso intermensual en enero del 1,3% del índice general responde, especialmente, a los BINES y a los servicios. Los alimentos no elaborados se encarecen un 0,9%, debido al pescado fresco, que aumenta un 6,7%, los crustáceos y moluscos (1,9%) y fruta fresca (1,4%). Dentro de los productos energéticos, los combustibles disminuyeron un 0,6% mientras que la tarifa eléctrica subió un 1,4%. Los BINES bajaron un 4,7% en el mes, debido fundamentalmente al descenso de los precios del vestido y calzado (-14,9%). Finalmente, los servicios muestran una tasa mensual del -0,4%, caída derivada principalmente del turismo y hostelería (-1,2%),  transporte público interurbano (-1,1%) y comunicaciones (-1,5%).

De las 17 comunidades autónomas, seis han registrado una tasa de inflación interanual mayor que la media nacional en enero. Las más inflacionistas son el País Vasco (0,6%) y las Islas Baleares (0,5%), seguidas de Galicia, Castilla y León, Cataluña y Cantabria. En Madrid y Murcia la inflación ha coincidido con la media nacional y en el resto de comunidades se ha situado por debajo de la media, registrando tasas de inflación negativas Navarra, Canarias y Extremadura.

En enero, la tasa anual del IPC a impuestos constantes se ha mantenido en el 0,2% de los meses anteriores y la subyacente a impuestos constantes se ha reducido una décima, hasta situarse en el 0,1%. En el índice a impuestos constantes, la tasa anual de la energía ha sido del 0,1%, frente al -0,1% del mes anterior, y la de los alimentos no elaborados del 0,9% (0,6% en diciembre). Dentro del núcleo de la inflación subyacente a impuestos constantes, los precios de los BINES se situaron en el -0,3% interanual (-0,5 en el mes previo), los de los alimentos elaborados subieron un 1,5%, frente al 2,1% del mes anterior, y los de los servicios cayeron un 0,1%, frente a la estabilidad de diciembre.

El INE ha publicado también el IPC armonizado (IPCA) de enero, cuya tasa anual se sitúa en el 0,3%, igual que en el mes precedente. Si se compara este dato con la tasa anual estimada por Eurostat para el conjunto de la zona euro (0,7%), el diferencial de inflación continúa siendo favorable para España, 0,4 puntos porcentuales, aunque una décima inferior al de diciembre.

En resumen, en el mes de enero la inflación ha mantenido un comportamiento moderado. El 0,2% de enero es un dato positivo en la medida en la facilita la continuidad en la moderación de salarios, con el consecuente impacto positivo en la competitividad de la producción y las exportaciones. Igualmente permite mantener el poder adquisitivo de salarios y pensiones, con la consecuente incidencia favorable en el consumo. Por tanto, se trata de un dato que facilita la continuidad de la recuperación de la producción y del empleo y refleja la corrección de otro de los desequilibrios tradicionales de la economía española.

COMPARTE ESTE CONTENIDO

Si usted no puede visualizar este contenido, puede hacerlo a través de Facebook

Síguenos en ...

©2018 Ministerio de Economía, Industria y Competitividad