Estás en:

16 de diciembre de 2019

El Tesoro cierra 2019 con una emisión neta de 19.960 millones de euros y logra un ahorro en el pago de intereses de 2.371 millones

  • La emisión neta se ha reducido un 42,9% respecto a la estimada al comienzo del año y es la menor desde 2007
  • Por primera vez desde 2011 la emisión bruta ha caído por debajo de los 200.000 millones de euros 
  • Los inversores han mantenido a lo largo de todo el año su confianza en la economía española, lo que se ha traducido en una reducción de la prima de riesgo, una demanda récord de las emisiones del Tesoro y en la mejora de la calificación crediticia del Reino de España
  • El peso de los intereses de la deuda pública sobre el PIB se situará en el entorno del 2%
  • Los costes de financiación siguen reduciéndose y registrando nuevos mínimos históricos. El tipo de interés de la deuda en emisión se sitúa en el 0,23% y el de la deuda viva en el 2,19%

 

El Tesoro Público ha cerrado el programa de emisiones de 2019 con una emisión neta de 19.960 millones de euros. Esta cifra supone una reducción del 42,9% sobre la estimada a principios de año y es la menor desde 2007.

La emisión bruta también se ha reducido y se ha situado en 192.814 millones de euros, la menor desde 2011 y un 9,5% menor que la de 2018.

Esta importante reducción ha sido posible por la buena evolución de los costes de financiación del Tesoro, la gestión más eficiente de la tesorería del Estado, la progresiva recuperación del acceso a mercado por las CCAA y su aprovechamiento de las favorables condiciones de mercado para amortizar anticipadamente sus deudas con el Estado.

Asimismo, a lo largo de todo el año se ha mantenido la confianza de los inversores en la economía española, apoyada en su buena evolución, con un crecimiento superior al de la media de la zona euro, la firme trayectoria descendente de la ratio de deuda de las Administraciones Públicas y los avances en la consolidación fiscal. Esta confianza se ha traducido en una reducción sostenida de la prima de riesgo, una demanda récord de las emisiones del Tesoro y una mejora de la calificación crediticia del Reino de España por parte de la agencia Standard and Poor’s.

En este sentido hay que destacar que las emisiones sindicadas realizadas por el Tesoro en enero y febrero registraron la mayor demanda de la historia de un emisor público en euros en sus respectivos plazos. Asimismo, se ha seguido ampliando y diversificando la base inversora, se ha incrementado la participación de inversores internacionales, especialmente asiáticos, y de cuentas de alta calidad.

Las menores necesidades de financiación permiten un ahorro de 2.371 millones de euros

La reducción de las emisiones ha permitido un ahorro en el pago de intereses sobre la previsión de principios de año de 2.371 millones de euros. La carga de intereses del Estado en términos de contabilidad nacional se situará en 2019 en el entorno del 2% del PIB.

La progresiva reducción del déficit, junto con los menores costes de financiación están contribuyendo a seguir aminorando la ratio de deuda de las Administraciones Públicas sobre el PIB.

Los costes de financiación siguen reduciéndose y registrando nuevos mínimos históricos

En 2019 han continuado reduciéndose los costes de financiación del Tesoro, que registran nuevos mínimos históricos. El tipo de interés de la deuda en emisión se ha situado en el 0,23%, 41 puntos básicos menos que en 2018. El coste medio del stock de deuda viva se ha reducido también y se sitúa actualmente en el 2,19%.

Estos descensos se han producido en un entorno de incremento de la vida media de la deuda del Estado en circulación, que se sitúa en 7,55 años frente a los 7,45 de finales de 2018.