Ministerio de Economía, Industria y Competitividad - Gobierno de España

Estás en:

14 de junio de 2013

Comunicado sobre Tratado de Libre Comercio UE-EE.UU. de los secretarios de Estado español, Jaime García-Legaz, y del Reino Unido, Vincent Cable

Partenariado Transatlántico para el Comercio y la Inversión, valores compartidos

La Unión Europea y Estados Unidos lanzarán en breve las negociaciones para alcanzar un Partenariado Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP, en sus siglas en inglés), una de las iniciativas bilaterales más ambiciosas en el mundo para crear empleo y crecimiento a través del comercio y la inversión internacional.

Estados Unidos y la Unión Europea representan aproximadamente la mitad de la producción mundial y son responsables de casi un tercio de los flujos de comercio globales. De hecho, el comercio bilateral de bienes y servicios alcanza anualmente el billón de dólares y el stock bilateral de inversión supera los tres billones de dólares.

Se espera que esta iniciativa genere enormes beneficios. De acuerdo con las estimaciones de la Comisión Europea, un acuerdo ambicioso y amplio generará un mayor crecimiento de 0,4% del PIB. La situación económica de Europa nos obliga a ser proactivos. Debemos dar a nuestras empresas y profesionales las mejores condiciones posibles para que puedan poner sus bienes y servicios en ambos mercados.

En estos momentos estamos preparando las negociaciones en ambos lados del Atlántico. Nuestro reto va mucho más de las barreras que suponen los aranceles. Necesitamos explotar el potencial de nuestras relaciones bilaterales eliminando las restricciones a la inversión, a la participación en el mercado de contratación pública, el comercio de servicios y la protección de la propiedad intelectual. Estamos buscando también métodos innovadores para evitar imponer costes innecesarios a nuestras empresas derivados de la regulación técnica, al mismo tiempo que aseguramos la protección de la salud, la seguridad, los estándares laborales, el medio ambiente y la preservación de nuestros valores culturales.

Nos hemos comprometido también para hablar de nuestros sistemas regulatorios, y aprender de la experiencia de las empresas, las autoridades regulatorias y todas las instituciones implicadas. Creemos que Europa y Estados Unidos pueden demostrar suficiente determinación para reconciliar enfoques regulatorios diferentes. En algunos sectores tendremos que mejorar los acuerdos de reconocimiento mutuo ya existente; en otros, tendremos que comprometernos a desarrollar normas que, sin ser iguales, sean equivalentes. Y para muchos otros sectores nuevos estamos dispuestos a desarrollar la regulación de forma conjunta.

Queremos que las negociaciones cubran un gran número de sectores, como nunca antes se ha intentado en negociaciones anteriores. En nuestro objetivo de eliminar costes innecesarios a las empresas tendremos que revisar regulación sectorial y prácticas que se han ido desarrollando a lo largo de décadas en ambos lados del Atlántico. Hemos acordado no limitarnos a un acuerdo puntual, sino a desarrollar nuevas fórmulas para hacer que éste sea un acuerdo vivo, que se vaya adaptando a los cambios en el futuro.

Sabemos que éstas van a ser negociaciones difíciles. En el momento en que la Comisión y las autoridades de EE.UU. comiencen a negociar aflorarán sensibilidades particulares; tal vez temamos que la otra parte sea más competitiva en determinadas áreas y numerosos sectores exigirán protección en ambas partes. Esto no debe impedir que hablemos sobre todos los sectores y asuntos que sean relevantes, incluso sobre aquellos sobre los que tenemos mayor sensibilidad. En aras de un interés general mayor, deberemos ser capaces de ir más allá de nuestros intereses particulares. Es justo en momentos de cambio, donde necesitamos mostrar nuestra determinación de avanzar.

Estamos ante una oportunidad histórica tanto en términos políticos como económicos para afrontar de forma conjunta los nuevos retos que se plantearán a nuestras empresas en las próximas décadas. Si mejoramos bilateralmente nuestras normas, contribuiremos con ello también a elevar los estándares con otros socios, tanto en iniciativas bilaterales como multilaterales.

Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio, España

Vincent Cable, secretario de Estado de Empresa, Reino Unido

COMPARTE ESTE CONTENIDO

Si usted no puede visualizar este contenido, puede hacerlo a través de Facebook

Síguenos en ...

©2018 Ministerio de Economía, Industria y Competitividad