Ministerio de Economía y Empresa - Gobierno de España

Estás en:

Fernando Jiménez Latorre, secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa

Fernando Jiménez Latorre, secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa

12 de marzo de 2014

La inflación baja dos décimas en febrero hasta situarse a cero

  • La alimentación elaborada, productos energéticos y bienes industriales explican el descenso
  • El diferencial con la zona euro mejora dos décimas, hasta alcanzar 0,7 puntos favorables a España

La tasa interanual del Índice de Precios al Consumo (IPC) fue 0,0% en febrero de 2014, dos décimas menos que la del mes anterior, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este descenso de la tasa anual responde a la alimentación elaborada, a los productos energéticos (combustibles y carburantes) y a los Bienes Industriales no Energéticos (BINES). En cambio, la tasa anual del resto de los grandes componentes del IPC registró subidas de tres décimas, en el caso de la alimentación no elaborada, y de una, en los servicios. En relación con el mes anterior, los precios tampoco han variado.

Los precios de los productos energéticos han registrado en febrero una tasa anual del -1,7%, frente al 0,0% del pasado enero. Dentro de este grupo, su principal componente, combustibles y carburantes, ha intensificado el ritmo de caída en dos puntos y medio, desde el -0,7% del mes anterior hasta el -3,2%. Esta moderación resulta de un descenso intermensual del 0,2% en febrero de este año unido a un aumento del 2,3% en el mismo mes de 2013. Los precios de la electricidad  han registrado una subida mensual del 0,5%.

La tasa anual de los precios de los alimentos no elaborados sube tres décimas en febrero, hasta el 1,2%. Esta aceleración se debe principalmente al encarecimiento del pescado, que ha crecido un 6,8%, lo que puede responder a los efectos de la adversa climatología que mantuvo la flota amarrada en algunos días del mes. En sentido contrario, cabe destacar la moderación de las frutas frescas que reducen su tasa anual 1,8 puntos porcentuales, hasta el -0,7%. Continúa corrigiéndose así el fuerte repunte que estos productos registraron entre mayo y agosto del pasado ejercicio. Los precios de las patatas continúan moderándose y recortan su tasa anual un punto, desde el 2,1% en enero hasta el 1,1% en febrero.

La inflación subyacente o núcleo más estable de los precios disminuyó en febrero una décima, hasta el 0,1%. Esta moderación es consecuencia de la desaceleración de los precios de los alimentos elaborados y de los BINES, que ha sido compensada parcialmente por la ligera aceleración de los servicios. Los BINES reducen su tasa anual en febrero una décima, hasta el  -0,4%, debido principalmente a los medicamentos y el material terapéutico. Esta partida reduce su tasa interanual 1,8 puntos porcentuales, hasta el 0,5%. En sentido contrario, mencionar la evolución de los precios de vestido y calzado, que incrementaron su tasa anual una décima, hasta el -0,1%. Los servicios situaron su tasa anual en el 0,0%, frente al -0,1% del mes anterior, aumento que se explica por las rúbricas de seguros, turismo y hostelería y transporte público interurbano.

La alimentación elaborada, incluyendo bebidas y tabaco, reduce su tasa anual cuatro décimas, hasta el 1,3%, desaceleración que se explica, fundamentalmente, por la partida de aceites y grasas, que anota una tasa anual del -2,3%, 3,6 puntos inferior a la del mes anterior. En menor medida ha influido la tasa de variación más baja de otras partidas, como tabaco, café, cacao e infusiones y azúcar.

La estabilidad intermensual en febrero del índice general responde a retrocesos en los precios de la alimentación y de los BINES que compensaron íntegramente las subidas de los de servicios. Los alimentos no elaborados cayeron un 0,8%, debido principalmente a la carne de ovino (-3,3%) y a las frutas frescas (-2%) y, en menor medida, a las legumbres y hortalizas frescas y el pescado fresco. Los alimentos elaborados retrocedieron un 0,1% como resultado del descenso de aceites y grasas (-2,8%). Los BINES bajaron un 0,4% debido principalmente al descenso de vestido y calzado (-1,7%). Finalmente, los servicios mostraron una tasa de avance mensual del 0,3%, por el turismo y hostelería (0,5%) y el transporte público interurbano (0,8%).

De las 17 comunidades autónomas, cinco han registrado una tasa de inflación interanual mayor que la media nacional en febrero. Las más inflacionistas son el País Vasco (0,5%) y las Islas Baleares (0,4%), seguidas de Cataluña y Galicia (0,2%) y Cantabria (0,1%). En Madrid, Murcia y la Rioja la inflación ha sido del -0,1%; en Castila y León y Ceuta  ha coincidido con la media nacional  (0%); Extremadura y Navarra anotan un descenso del -0,4%; Melilla registra la tasa más baja (-0,6%) y en el resto de comunidades la inflación ha sido del -0,2%.

En febrero, la tasa anual del IPC a impuestos constantes fue del 0,0%, dos décimas menos que la del mes anterior, y la subyacente a impuestos constantes se mantuvo en el 0,1%. En el índice a impuestos constantes, la tasa anual de la energía ha sido -1,7%, frente al 0,1% de enero, y la de los alimentos no elaborados del 1,2% (0,9% en enero). Dentro del núcleo de la inflación subyacente a impuestos constantes, los precios de los BINES se situaron en el -0,4% interanual (-0,3% en el mes previo), los de los alimentos elaborados subieron un  1,2%, frente al 1,5% del mes anterior, y los de los servicios registraron una tasa anual nula, frente al -0,1% de enero.

El INE ha publicado también el IPC armonizado (IPCA) de febrero, cuya tasa anual se sitúa en el 0,1%, dos décimas menos que en el mes previo. Si se compara este dato con la tasa anual estimada por Eurostat para el conjunto de la zona euro (0,8%), el diferencial de inflación continúa siendo favorable para España en 0,7 puntos porcentuales, dos décimas más favorable que en enero.

En resumen, la inflación se ha estabilizado en el mes de febrero lo que es un dato positivo. Permite mejorar el diferencial con la zona euro y facilita la continuidad de la moderación de salarios. Ello tiene un impacto favorable en la competitividad de la producción nacional y supone un estímulo a las exportaciones. Igualmente, permite el mantenimiento del poder adquisitivo de sueldos y pensiones, lo que favorece el consumo interno y hace sostenible la recuperación de la producción y el empleo.

COMPARTE ESTE CONTENIDO

Si usted no puede visualizar este contenido, puede hacerlo a través de Facebook

Síguenos en ...

©2018 Ministerio de Economía y Empresa