Ministerio de Economía, Industria y Competitividad - Gobierno de España

Estás en:

Fernando Jiménez Latorre, secretario de Economía y Apoyo a la Empresa

Fernando Jiménez Latorre, secretario de Economía y Apoyo a la Empresa

15 de noviembre de 2012

La economía española modera la caída al 0,3% en el tercer trimestre.

  • La demanda externa mantiene el impulso y aporta 2,4 puntos al PIB, mientras la demanda nacional resta 4 puntos
  • La destrucción de empleo se desacelera hasta el 0,8% intertrimestral, con una pérdida de 788.500 empleos en el último año

La economía española se contrajo un 0,3% en el tercer trimestre de 2012 respecto al trimestre anterior, con lo que moderó el ritmo de caída en una décima (-0,4% en el segundo trimestre). En términos interanuales, el PIB cayó un 1,6%, dos décimas más que en el trimestre precedente.

Pese a la contracción de la actividad, las cifras del tercer trimestre reflejan aspectos positivos. Por una parte, la caída de la actividad es de menor intensidad que la prevista. Por otra, se han producido mejoras importantes en la competitividad de la economía, las exportaciones de bienes y servicios han evolucionado positivamente y se ha logrado capacidad de financiación frente al resto del mundo, lo que supone un cambio de signo sin precedentes en los últimos años. Estos factores están en la base de la recuperación futura de la economía española.

La demanda externa neta continuó su evolución positiva, con una aportación de 2,4 puntos porcentuales a la tasa interanual del PIB en el tercer trimestre, igual a la del periodo precedente. Mientras, la demanda nacional restó 4 puntos al crecimiento, dos décimas más que en el segundo trimestre.

La contribución positiva de la demanda externa neta al crecimiento es consecuencia de la aceleración de las exportaciones, que aumentaron un 4,3% anual (1,4 puntos porcentuales más que en el segundo trimestre), derivada tanto de la mejora de las exportaciones de bienes (3,7%) como de las de servicios (5,5%). En tasa trimestral este dinamismo exportador fue todavía más claro, ya que pasó de aumentar un 1,7% en el trimestre anterior a un 4,8% en el tercero. Por su parte, las importaciones disminuyeron un 3,5% interanual, 1,6 puntos menos que en el trimestre previo. Sobre el trimestre anterior las importaciones aumentaron un 2,4%, lo que contrasta con la caída del 1,3% del segundo trimestre. El impulso experimentado tanto por las exportaciones como por las importaciones explica la estabilización de la contribución de la demanda externa al crecimiento anual del PIB.

Entre los componentes de la demanda nacional, destaca la moderación del ritmo de caída del gasto en consumo final de hogares en medio punto, hasta el -0,5% intertrimestral. La formación bruta de capital fijo, por su parte, se contrajo 1,6 puntos menos, hasta el -1,4%. Este menor debilitamiento fue debido tanto a la inversión en equipo, que creció un 0,6% intertrimestral (-1,8% en el segundo trimestre), como a la inversión en construcción, que moderó 1,1 puntos su contracción, hasta el -2.8%. Por el contrario, la tasa de variación intertrimestral del consumo de las Administraciones Públicas se situó en el -2,4%, inferior en 1,8 puntos a la del trimestre anterior. Esta evolución es consistente con la intensificación esperada del proceso de consolidación fiscal de las Administraciones Públicas durante el segundo semestre del año, evolución necesaria para la consecución de los objetivos presupuestarios fijados por el Gobierno para este año.

Desde el lado de la oferta, entre las principales ramas de actividad, los servicios y la rama agraria presentaron variaciones intertrimestrales positivas del 0,4% y 0,8% respectivamente, lo que supone mejoras de sus tasas de 0,6 y 1,2 puntos en comparación con el trimestre anterior. Sin embargo, la construcción y la industria intensificaron el ritmo de caída intertrimestral (más claramente la primera y solo ligeramente la segunda), hasta situarse en el -3,4% y -1% respectivamente.

El ritmo de destrucción de empleo se moderó en el tercer trimestre una décima tanto en términos intertrimestrales como interanuales, hasta situarse en el -0,8% y -4,6%, respectivamente. En el último año, se han perdido 788.500 puestos de trabajo a tiempo completo. Como consecuencia de la evolución del PIB y el empleo, la productividad por ocupado se desaceleró 4 décimas en tasa anual, hasta el 3,1%. La remuneración por asalariado se mantuvo estable en términos anuales, lo que unido a la evolución de la productividad provocó una importante caída anual de los costes laborales unitarios (3%). Se trata de un factor positivo en la prolongación de la tendencia de ganancia de competitividad exterior que viene mostrando la economía española.

En el tercer trimestre del año, la economía registró una capacidad de financiación exterior de 3.243 millones de euros, frente a unas necesidades de 6.075 millones de euros de un año antes. En términos de PIB, supone una capacidad de financiación del 1,3%, que representa una sustancial corrección en comparación con la necesidad de financiación del 2,4% del PIB del tercer trimestre de 2011. Desde el inicio de la actual serie contable (año 2000), el tercer trimestre de 2012 es el primero en que la economía española alcanza capacidad de financiación y permite corregir uno de los principales desequilibrios que caracterizaron la anterior fase de crecimiento.

El INE ha revisado sus series para el primer y segundo trimestres de 2012. Como datos más relevantes de esta revisión, destaca la estimación de crecimiento para el primer trimestre de 2012, que pasa del -0,3% al -0,4% en tasa trimestral y de -0,6% a -0,7% en tasa anual. En cuanto al segundo trimestre, a pesar de mantenerse la tasa trimestral en -0,4%, varía la tasa anual del -1,3% a -1,4%. Con ello, la media de crecimiento anual del PIB en los tres trimestres transcurridos del año es de -1,2%.

COMPARTE ESTE CONTENIDO

Si usted no puede visualizar este contenido, puede hacerlo a través de Facebook

Síguenos en ...

©2018 Ministerio de Economía, Industria y Competitividad